EL CHI, LA FUERZA O COMO LO QUIERAS LLAMAR

Lo que importa del “Chi” es el concepto

Todos hemos sentido alguna vez que hay un cierto “motor” en el universo que hace que todo funcione de una manera determinada, que curiosamente tiene una armonía y orden asombrosos.

Cuando pensamos en los planetas recorriendo órbitas alrededor de estrellas y estrellas haciendo lo propio alrededor de galaxias, algo intuitivamente nos incita a pensar que hay un orden, una “fuerza” invisible que engloba todo y lo hace moverse majestuosamente

Puedes llamarlo fuerza gravitacional, puedes llamarlo Dios, Alá, Buda o lo que sea, pero es innegable que existe. Nuevamente el término, la palabra no es importante, sino que lo es el concepto.

Las estaciones que se suceden de manera cíclica, el crecimiento de un niño que se hace mayor, el agua discurriendo en un río, la respiración de los animales y plantas, el día y la noche, son también manifestaciones de algo que sin duda gobierna el mundo y todo lo que nos rodea.

Todo eso es el Chi

Lo que conecta y gobierna todo. El cambio en sí mismo, el tiempo y el espacio

En torno al Feng Shui todo es muy poético.
La cultura oriental aún conserva esa poesía característica, que lejos de ser mala, le da a todo un aire de profundidad espiritual que quizás los orientales hemos abandonado. Podríamos hablar del chi en términos de  termodinámica (no deja de ser chi por el hecho de que sepamos calcular uno de sus aspectos o parte de su comportamiento), pero sencillamente resulta mucho mas bonito poder referirnos a él como respiración cósmica o principio vital, ¿Verdad?
Aunque para nuestra mente occidental algunos términos suenan a farfulla o charlatanería, el hecho de dar nombres poéticos y bonitos no quita verdad a los conceptos que describen.

Dentro del concepto del Chi se mueven también otros términos como el cielo y la tierra, que en nuestro lenguaje occidental o científico corresponden al tiempo y al espacio, respectivamente.

CIELO = TIEMPO
TIERRA = ESPACIO

Modulando el cielo y la tierra que nos rodea, podemos llegar a un estado de armonía que haga que nos sintamos bien, a gusto con el entorno.

Si abusamos del cielo y la tierra, todo a nuestro alrededor se vuelve complicado e incómodo.
El cielo y la tierra nos afectan directamente en nuestro ser.
La interacción de ellos con nosotros aporta sensaciones a nuestro cuerpo y nuestra mente

Conceptos como la ecología, el respeto a los animales, la actitud sostenible frente a materias primas o la alimentación sana son expresiones que tenemos para cuidar el Chi que nos rodea y que está también dentro de nosotros.
No somos espectadores del chi, sino parte de él como las montañas, los mosquitos o los helechos, y todo interactúa entre sí como un conjunto.

¿Has visto la película “Avatar”?
En ese planeta todo está conectado, los árboles, los animales, la tribu… incluso los que ya han muerto y se alojan en el árbol de las almas. Todo eso es un ejemplo de que el chi también está de alguna manera representado en Hollywood o al menos en la mente de algunos directores y escritores que allí habitan…

La fuerza en “La Guerra de las Galaxias”, como ya habíamos comentado, es también un ejemplo del chi. Según explican los Jedi, la fuerza lo conecta todo, está en todo y su energía aumenta o disminuye según ocurren sucesos.

¿Aún no notas el chi?

Prueba a salir al aire libre
a una calle o al campo, es igual
Observa tu entorno como si no lo hubieras visto nunca
como si fueras un extraterrestre, intentando entender lo que te rodea

Verás que hay un “plan” en todas las cosas
que no son aleatorias o caóticas,
sino que parecen actuar siguiendo una cierta “coreografía”
conectadas de alguna manera entre sí

Enhorabuena, ahora ya puedes ver y sentir el chi

Me encantaría poder saber tu opinión sobre lo que escribo, si te ha funcionado, si te ha sorprendido, si te parece farfulla… lo que quieras.

Lo peor que podría pasar es haberte dejado completamente indiferente
¿Es así? ¡¡¡Cuentamelo!!!
Me encanta saber que hay alguien al otro lado

Leticia Peña

Científica de profesión, estoy experimentando un proceso de transformación para dedicarme a lo que de verdad me apasiona: Decoración y consultoría Feng Shui.
Contínuamente me estoy formando profesionalmente en Feng Shui e interiorismo para darte el mejor servicio.
Mientras tanto quiero compartir contigo lo que sé y lo que yo misma he experimentado en mi casa y mi trabajo. Quiero ayudarte a estar por fin a gusto, estés donde estés.

Leave a Comment